AMP Actitud Mental Positiva

La Actitud Networking es tu mejor presentación

Cada vez que nos presentan a alguien los primeros momentos son claves. Eso que se ha denominado la primera impresión determinará si la relación tiene un buen o mal comienzo. Una buena actitud de networking hará que desaparezcan muchas de esas barreras iniciales que todos ponemos. Cuando ya hemos pasado ese primer momento y al menos ya hemos hablado un par de veces, existe una segunda etapa. Ahí vuelve a jugar un papel definitivo la actitud del networking para que se consolide o se difumine.

 

enfoque positivo

 

¿Que es la Actitud Networking?

Pero ¿a que llamo actitud networking? No es difícil comprenderlo aunque tiene muchos elementos que la completan. Piensa por un momento con qué tipo de persona prefieres relacionarte. ¿Una persona seria y seca o una persona amable y sonriente? ¿Prefieres a alguien que solo habla y habla explicándote todo lo que sabe y todo lo que hace o una que pregunta y escucha? ¿Una persona cercana y que te hace sentir bien en su compañía o una que crea distancias? ¿A quien elegirías, a alguien que solo trata de venderte como sea o a otro que se interesa por ti? ¿Una persona que habla del futuro y de sueños o el que solo se queja de todo? ¿Que prefieres, personas que tienden puentes o muros en las relaciones? Creo que no voy a necesitar la bola de cristal para saber las respuestas. Todos diríamos lo mismo, es normal.

Saludar con una sonrisa transmitiendo que nos alegramos de conocerle. Sonreír, que preciosa palabra. Ser amable, preguntar por como le va, lo que hace, a lo que se dedica. Interesarse por los demás, transmitir confianza. Tender puentes entre nuestras islas voladoras. Sembrar el mundo de sonrisas, como si viviéramos en un estado de felicidad permanente. Ver a los demás como una fuente de posibilidades de ayudar, de aportarles valor. Entender que ellos tienen sus problemas e inquietudes y busca la forma de empatizar.

 

Actitud Networking

 

No soy yo, eres tu el importante

Eso es actitud networking, una personalidad que atrae, magnética, que todos quieren tener cerca. Crear en nosotros una forma de ser que transmita alegría, proyectos, sueños, entusiasmo por el futuro. Que contagie entusiasmo y energía positiva. Poder convertirnos en el que mas favores ha hecho en sus círculos de relaciones. Que cuando hablen de nosotros los demás digan cosas positivas. Poder llamar a alguien con el que hace tiempo que no hablamos y su tono de voz se alegre al saber que somos nosotros. Que cada vez que nos despidamos de alguien se sientan siempre mejor que cuando llegamos. Poder sentirnos orgullosos de que cuando tienen un problema te llaman para que les ayudes.

Así se construye una actitud networking, pensando en los demás. Desarrollando verdadera pasión por las personas. Dejando nuestro ego a un lado y esforzándonos  en aportar lo mejor a los que nos rodean. Conectando a personas que pueden tener sinergias y hacer cosas juntos o encajar en sus necesidades. No me refiero solo a negocios, sino a proyectos personales, aficiones, inquietudes espirituales o problemas de salud. Las sinergias pueden ser de muchas formas, pero que nosotros seamos el catalizador que ayuda a que ellos conecten. En el fondo de todo ello está la AMP Actitud Mental Positiva de la que ya he hablando en otras ocasiones y que tan importante es para la vida. Os dejo el enlace al libro de Napoleon Hill y Clement Stone para los que no lo hayáis leído.

 

AMP

 

Lo quiero para mañana

Por supuesto que esto no ocurre de la noche a la mañana. Sembrar sonrisas a diario hace que acabemos recogiendo cosechas de relaciones de confianza. Es cuestión de tiempo. No puede ser una actitud que nos ponemos como una careta para el exterior. Necesitamos que nazca desde dentro y sea ella misma la que aflore. Los demás lo percibirán sin que digamos nada.

¿Y como se consigue? Pues cambiando nuestras gafas de ver el mundo. Pensando que lo mejor siempre está por venir. Que los demás son fantásticos y podemos aprender mucho de ellos. Visualizándonos dentro de unos años cuando hayamos polinizado a miles de personas y hayamos conseguido que ellos consigan logros gracias a lo que les aportamos. Empieza en nuestra mente y será ella la que la transmita a nuestro rostro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *