EmpresaEventosNetworking

Si organizas eventos y dices que hay networking, cumple y no mientas

Hace unos años hubo una eclosión de creación de eventos en España como nunca antes, principalmente en Madrid que es donde resido y me sentí encantado, llegando a haber algunos días hasta 10 diferentes, unos organizados por empresas, otros por fundaciones, otros por escuelas de negocios, restaurantes, marcas, bancos, cadenas hoteleras, asociaciones…, lo cual impedía poder acudir a todos salvo a aquellos seres que gozan del poder de la ubicuidad, que yo al menos por el momento no he sido capaz de desarrollar, aunque no pierdo la esperanza 🙂

A este tipo de eventos antes los denominaban mesas redondas, desayunos, conferencias, jornadas, ponencias, congresos, y mil nombres mas, a los que se añadía un cóctel, un vino español, un tentempié, un café o refrescos con canapés dulces o salados para amenizar el momento de la pausa de media mañana o del cierre final del mismo.

 

 

Eso estaba muy bien, pero… de pronto empezaron a mutar y desaparecer todos esos nombres de amenización y empezaron a sustituirse o complementarse con la palabra “Networking“, como si se tratase del comodín mágico que atraería a mas asistentes y que despertaría el interés genuino por no perderse tal evento. ¿Y que había cambiado realmente en la organización? ¿Qué le habían añadido para que diera un salto cuantitativo y cualitativo respecto a todo lo que hacían antes? Pues si te pones a analizar uno por uno, salvo alguna honrosa excepción, no había cambado nada de nada. Repito nada de nada. ¿se ha entendido? Nada de nada, era el evento de toda la vida con su cóctel, su vino español, su tentempié, su café o refrescos y sus canapés dulces o salados de siempre.

En otros casos he llegado a escuchar “me voy a un networking” o “mañana hacemos un networking” para referirse a eventos como los que describía antes con alguna ponencia o mesa redonda y una posterior ronda de presentaciones al mejor estilo de Alcohólicos Anónimos de 15 segundos por barba diciendo lo de “Soy Fulano y me dedico a…”, que por cierto nadie escucha porque todos están pendientes de cuando les toque a ellos no equivocarse, o de si han dicho todo lo que querían decir o se olvidaron de tal o cual cosa. Un desastre.

¿Y entonces por qué ese cambio de denominación? Pues por algo muy simple, y es porque nos gusta poner palabras que aparenten ser mas “cool”, que transmitan que hacemos algo novedoso, innovador, disruptivo, que damos un valor extra que no dan los demás, que añadimos algo mas sin coste a lo que ya les dábamos antes y que eso te haga pensar a ti como potencial asistente que mi evento es lo mas de lo mas. Por favor seamos serios.

Si haces eventos y dices que incluye Networking pero haces el cóctel de toda la vida, estás mintiendo.

¿Se ha entendido eso? Si lo haces, estás engañando a tus asistentes doblemente. Por un lado mientes porque dices que haces lo que no haces, y por otro vuelves a mentir porque estás haciendo que todos crean que el networking es tomarse un vino en un evento, buscarse la vida para conocer a los demás y llevarse 20 tarjetitas que no valen para nada.  Si, esos cartoncitos con tinta de colores que todos llevamos en el bolsillo. Y Networking  es otra cosa, es una actividad que tiene mucho más significado y con mucho mas contenido que beber en compañía de otros en el salón de un hotel entre ponencia y ponencia.

 

 

Lo siento si eres uno de los organizadores de este tipo de eventos con “Café camuflado y vestido de Networking” y te molestan mis palabras, pero llevo años viendo una y otra vez y sufriendo en silencio -como eso que tu sabes-  este tipo de acciones (llevo acudiendo en los últimos años a una media de unos 120 a 150 eventos al año) y como profesional del Networking  debo decirlo alto y claro:

Cámbiale el nombre al Networking que dices que haces o toma acción real haciendo lo que prometes. De lo contrario estás mintiendo en tu promesa de ventas del evento.

Eso que denominan Networking es… como si meto unas gallinas al corral, les echo un puñado de grano y les digo… “Ale, haced networking”. ¡¡¡Por favor!!! No somos animales. No somos gallinas. Somo profesionales a los que se nos debe respetar.

Y entonces te preguntarás ¿que debería haber para que fuera networking real? Pues muy fácil, se trata de asumir la responsabilidad de lo que se promete y conectar a los asistentes. Para ello hay varias formas, todas divertidas, todas mas o menos eficientes dependiendo del tipo de perfiles que asistan, pero todas tomando acción por parte de la organización para ayudarles a conectar, no dejando que las gallinas ya se encarguen de hacerlo por si solas mientras picotean el grano. La mayoría de las gallinas picotearán el grano sin relacionarse con otras, y las que lo hagan será con sus gallinas amigas o conocidas, y eso no es Networking.

Llevamos años demostrando en muchísimos eventos tanto propios como de clientes que el networking de verdad es fácil y funciona. Hay muchas formas adaptadas a las necesidades del organizador, de la empresa que haya detrás, a los objetivos del propio evento o a los asistentes. Cada uno se enfoca de una forma pero en todos los casos acaba habiendo lo mismo: conexiones entre los asistentes y que acaban conociéndose para poder abrir posibilidades de colaboración ya sea a nivel de empresa, profesional o personal, pero conexiones reales de personas con personas.

Se trata de poner en marcha actividades que abran esa conexión entre Islas Voladoras  que no se conocen, que encuentren cosas en común que les generen los primeros hilos con los que tender un puente entre ellos y que solo ellos decidirán si lo quieren seguir desarrollando o no en el futuro una vez que acabe el evento.

Y concretando mas específicamente, nosotros ya hemos aplicado mas de 30 dinámicas de networking diferentes, cada una con un objetivo y adaptadas a unas necesidades concretas pero todas dinámicas de networking que funcionan para multitud de eventos diferentes tanto propios como de clientes. Esa es una de las formas, pero no la única, ya que son divertidas, obligan a las personas a moverse, a interactuar con otros, a conocer aspectos personales o profesionales de los demás y encontrar cosas en común o que puedan generar sinergias. Con eso que descubren qué les une, pueden empezar las conversaciones para encontrar necesidades comunes, sinergias o personas conocidas que les puedan complementar y con los que seguir fortaleciendo ese puente inicial.

 

 

Otra de las formas es estudiarse los perfiles sociales de linkedin y twitter de los asistentes, dedicarle  un pequeño tiempo previo al evento para hacer matching y encontrar las coincidencias o conexiones que puedan tener, y durante el evento hacer la función de conectarles, presentarles, agruparles por coincidencias. En este caso se puede hacer uno a uno con la típica frase de “ven que te presento a XXX que tenéis tal cosa en común”, y eso en común pueden ser conexiones por proyectos similares, que sea el perfil de cliente que buscas, de proveedor que te encaja, de empleado relacionado con lo que desarrollas, que tengáis sectores o actividades que pueden crear sinergias, por la procedencia de nacimiento porque sois los dos de Valencia, Berlín, Szczecin o Alpedrete de la playa (ahora te estás preguntando dónde está Szczecin o si existe Alpedrete de la playa), con aficiones comunes ya sea deportivas o de ocio, por donde resides o has residido, por haber trabajado en la misma empresa en el pasado o por mil otros detalles que nos hacen sentirnos conectados con otras personas.

Cada caso es diferente pero se trata de encontrarles cosas en común que les hagan identificarse y sentir que hay conexión inicial. Y si piensas que hay personas que no conectan con nadie, te puedo asegurar que tenemos una dinámica que hemos hecho muchas veces y nunca ha fallado, en la que demostramos que todos estamos conectados con todos, solo es cuestión de conocerse o mejor dicho de interesarse por conocer al otro. En uno de los eventos que hemos organizado durante 9 años en 60 ocasiones en 13 ciudades, el llamado EatsAndTwitts, demostramos con un asistente que se ofreció de voluntario que conectaba con los mas de 60 asistentes que hubo ese día y tal como él reconoció, no conocía a ninguno antes del evento. Solo es cuestión de querer conocerse como decía antes.

 

 

Ese trabajo previo de conocer los perfiles y conectarlo con ese matching es una labor que requiere ganas, dedicación y algo de tiempo. No es complicada pero en el último caso se puede subcontratar y que algún profesional del networking la lleve a cabo. Y por supuesto que incluye alguna o algunas personas, dependerá del volumen de asistentes, que durante ese Networking hagan la labor de llevarles y presentarles a sus conexiones. Eso si es Networking, y si de esas conexiones iniciales surgen negocios, empleos, ideas, o amistades, el organizador se lleva un mérito incalculable ya que siempre recordarán en donde ocurrió. A nosotros nos lo han dicho docenas de veces que en estos EatsAndTwitts encontraron un cliente, un socio, un proveedor, un profesor, un ponente, un inversor, un empleo, o un amigo, agradeciéndonos por todo lo que supuso en su vida o en su proyecto. Siempre digo que me alegro de que ocurriera pero que no tiene mérito ya que nosotros no hicimos nada, solo conectarles y la magia surgió de ellos.

En resumen, me encanta que en los eventos se ponga que hay Networking, pero cuando sea verdad, y solo cuando sea verdad.

Dejemos de tratar a los asistentes como gallinas y dejemos de echarles grano, facilitémosles que encuentren sus conexiones, esforcémonos en abrir los canales para que no se vayan con veinte tarjetas y doce contactos que no valen para nada, y ayudémosles a que se lleven 5 o 10 conexiones que les permitan crear relaciones interesantes. Seamos sembradores, no gallineros en el café.

 

 

24 comentarios en “Si organizas eventos y dices que hay networking, cumple y no mientas

  1. Es totalmente cierto lo que describes en el artículo. El creador del evento de networking debe ser un profesional que activamente sepa conectar a las personas que a él atienden. Insisto: se trata de un profesional experto en crear relaciones, en estudiar y conocer el perfil de sus invitados y capaz de realizar la tarea de conectar, presentar, ser un ‘cicerone’. Nadie puede llamarse escritor por juntar letras. Aquí sucede lo mismo.

  2. Antonio, enhorabuena por el post! Lo has clavado en cada una de tus palabras! Estoy totalmente de acuerdo, porque en un evento de Networking, es importante la capacidad de reacción del organizador para que no falte nada y sea muy transparente para los asistentes.
    Saludos!

  3. ¡Por fin alguien que llama a las cosas por su nombre! ¡La de eventos a los que he ido en los que no he podido hacer networking y conexiones interesantes porque los organizadores no lo propiciaban! Genial, Antonio.

    1. muchas gracias Eva por tu comentario. Es muy cierto lo que dices, yo también he ido a montones de eventos en los que había muchísimos profesionales muy interesantes para haber podido hacer un networking de mucha calidad y me ido con las manos vacías porque la organización no lo propiciaba y era casi imposible acceder a quien te interesaba. Una pena. Habrá que seguir explicando lo interesante que es hacerlo bien y hacer networking de verdad en los eventos

  4. La cuestión es qué vamos a hacer los diseñadores de redes de negocios para acabar con esta lacra a la que llaman networking y tan sólo es un vino. Somos unos cuántos que estamos hartos. En septiembre, vuelve la liga de pseudo eventos, ¿quedamos en alguno y desenmascaramos a los organizadores de “me lo llevo doblado” y miento a mis invitados?

    1. muchas gracias Gonzalo por tu comentario. Lo que creo que debemos hacer es demostrar lo que es el Networking y como se realiza en los eventos de forma eficiente, para ir contagiando y enseñando al resto y que acaben todos poniéndolo en marcha en cada uno de los eventos de una u otra forma. Ya sabes que no soy de actos violentos ni de reventar el evento de otros, aunque lo estén haciendo rematadamente mal, soy mas de enseñar y ayudar a que aprendan, soy mas de dialogo que de enfrentamiento aunque sean con el perfil que comentas, pero es cierto que hay que llevarles al punto de que lo hagan o dejen de mentir, a eso ya he llegado en cuanto a hartura se refiere 🙂 y por eso este post y otros mas que vendrán las próximas semanas.

  5. Muy buen post amic! Totalmente cierto. Me toco estar en varios de esos nuevos “networkings” palabro q cual low cost o startup tuvo su nomento de gloria y abuso, haciendo de las pausas cafe una loteria q con suerte t hacia encontrar alguna gallina con la que intercambiar cosas.
    Creo q lo importante en esto para aprovechar de verdad toda la.capa de interrelaciones sociales que rodean una marca es entender que se trata de encuentros de una comunidad de personas que tienen cosas en comun, ergo se trata de maximizar el.valor que aporta la marca en esa cosa, aficion, actividad o inquietud en comun.
    Por ejemplo si hablamos de.un encuentro de frikis de starwars, seria genial saber antes quienes van, que cosas tienen para intercambiar y que cosas buscan, de forna q si yo.tengo lo que le falta y el lo que mw falta a mi, ya hay mucho valor en el evento para esos dos parricipantes.
    Si hablamos de startup, pues saber quien invierte en que y que proyectos buscan plata, asi funciinan low crowdfoundings ahora y es genial. Puedes explicar tu idea en una plataforma y 100 personas invierten en ello, asi de facil.
    Por tanto el concepto de evento networkings deberia ser entendido asi en mi opinion, buscando que todos los q.interactuan con la marca encuentren valor real.
    Como.minimo, crear una pagina y grupo cerrado del evento en linkedin, asi todos conocen peefiles y conexiones en comun antes de asistir.

    Abrazos!

    1. Muchas gracias David por tu comentario, un acertadísimo punto de vista, has dado en el clavo, ese es el centro de la cuestión, es una capa de interrelaciones posibles que si la organización no hace por ayudar a que materialicen, se pierden, y esa es su responsabilidad como organizadores

  6. “Menos Net y mas working”. 100% de acuerdo Antonio por levantar la bandera.
    Creo que ademas del postureo cool del anglicismo acabado en “Ing” … hubo un momento durante la crisis en que los cocktails de Mallorca con camareros de camisa negra eran frivolos, y los “vinos españoles” tenian cierta reminiscencia cuartelaria a jura de bandera -poco apropiada y mal entendidia en San Sebastian o Gerona-…. razon de mas para abrazar el mal llamado networking.

    1. muchas gracias Nacho por tu comentario. Estoy completamente de acuerdo en lo del “mas working” pero no puedo estarlo en lo de “menos Net”, porque eso hace mucha falta, hacer red, relacionarse, crear círculos, interactuar, sin red solo somos ermitaños que no aprendemos o egocéntricos onanísticamente profesionales -que los hay en exceso- y que se retroalimentan y aprenden de las clases magistrales que escuchan mientras se miran en el espejo del baño cada mañana.
      Lo de Mallorca y el vino es una forma simpática de decirlo jajaja, me ha gustado tu punto de vista y la forma de expresarlo 🙂

  7. A eso suma falsas promesas como… ven y verás, vas a encontrar a personas que cambiarán tu mundo de relaciones, vienen los mejores, tu publico objetivo se encuentra en mi evento… En fin ya tu sabes mi amolllll

    1. muchas gracias Eva por tu comentario. Totalmente de acuerdo con lo que dices, me suena de haber escuchado esas frases alguna vez… ¿o quizás han sido mas de mil? Triste que se prometan esas cosas con tanta facilidad y tanta habitualidad y luego solo nos echen a todos al gallinero

      1. Nuestro tiempo es oro y respetar el tiempo que te regalan las personas es una máxima que merece todo el respeto, ya que ese tiempo no se recupera. No es momento de hacer falsas promesas porque en un mundo hiperconectado todo se sabe 😉

        1. Así es Eva, la transparencia ha venido a quedarse como parte del mundo en que vivimos, y hacer promesas públicas que no puedes ni estás dispuesto a cumplir es un precio que alguno no han entendido que a día de hoy se paga caro, en dinero, en credibilidad o en otros conceptos, pero que se paga seguro.

  8. Ay Antonio que cosas dices.

    Yo si te puedo decir que gracias a eventos como el tuyo he logrado acceder a personas estupendas y haber iniciado relaciones para concretar proyectos. Por tanto me han resultado de utilidad.

    Y cierto es que en otros eventos no he conseguido más que los cromos.

    Me llamó la atención hace poco, un evento de día completo en el que había muchos trabajadores de la compañía y que se dedicaban mayoritariamente a ponerse morados en bufet y a hablar entre ellos…en lugar de fomentar, bien la venta, bien el networking entre su comunidad.
    Son cosas que pasan.

    1. Muchas gracias Juanma por tu comentario y tus amables palabras sobre nuestros eventos.
      No sé si nuestros son mejor o peor que otros, solo sé que están enfocados en el asistente, en potenciar el networking y ayudarle a que se comiencen las relaciones, que se generen las conexiones y encuentren cosas en común para que cada uno luego pueda seguir explorando o no, esa decisión ya no es nuestra, pero que al menos haya tendido el primer atisbo de puente entre sus islas voladoras. Eso ha sido siempre prioritario al organizarlos, y por lo que comentáis, parece que lo hemos ido consiguiendo.
      Sobre lo de ese evento que comentas, es muy común, la prioridad es aprovechar la comida gratis ya que nade les ha enseñado ni facilitado lo que el networking podría aportarles, y se enfocan en eso, en el canapé y el jamón. Una pena porque pierden oportunidades impresionantes sin darse cuenta de ello.

  9. Pues que pienso que si este tipo de eventos sobreviven, es porque hay gente que acude a ellos, de forma reiterada. Pasa lo mismo, con algunos restaurantes que son mediocres, y en algunos casos muy mediocres, y están llenos. A mí, en ambos casos, me gustaría preguntar a los asistentes y clientes, respectivamente, los alicientes y motivos por los que van. Esto, también, me parece muy interesante saberlo. Y,a todo esto, quiero que sepas que me parece impecable y honesto tu planteamiento.

    1. Muchas gracias Maria por tu comentario. Efectivamente, si no acudiera nadie, cerraban. tanto los eventos como los restaurantes que comentas, Los alicientes para ir a ese tipo de eventos pueden ser variados, en algunos casos porque son gratis y van a escuchar alguna conferencia y les dan de comer o picar algo gratis, otros por simple visibilidad y que sepan que todos sepan que siguen vivos, otros por postureo puro y duro. Al menos eso es lo que yo conozco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *