Networking es hablar de personas y no de bits

Publicada en Publicada en Islas Voladoras, Networking, Personas

Cuando se empieza a hablar de networking nos vienen a la mente dos imágenes principalmente: la primera es vernos yendo a eventos a diestro y siniestro cambiando cromos, perdón, quise decir tarjetas, indiscriminadamente, cuantas más mejor, y eso echa para atrás a cualquiera porque parecemos esos chicos que vemos la puerta del metro repartiendo folletos de cursos de idiomas o de videntes africanos, y la segunda imagen es vernos en todas las redes sociales, tratando de conseguir miles de amigos o followers al precio que sea.

Evidentemente, el networking es otra cosa. El Networking es una disciplina profesional, que tiene su base en otras actividades, en la que hay que plantear objetivos y por supuesto, si se hace de forma correcta, ofrece resultados muy interesantes, y lo sé porque soy Mentor de Networking y he ayudado a muchos profesionales a lograrlos en un periodo relativamente corto de tiempo.

El Networking no va de tarjetas, no va de redes sociales, el Networking va de personas, y por tanto de seres como tú y como yo, que tienen una vida personal y profesional, a los que les suceden situaciones diarias y a veces tienen que resolver problemas, que tienen sus inquietudes y objetivos, que sienten y necesitan relacionarse. El Networking va fundamentalmente de personas, y no de números, ni nicks, ni clones, ni followers ni cyborgs o bots a los que tratar de forma automatizada sino personal.

personas

Y la mejor forma de explicarlo es poneros un ejemplo sencillo. Imagina por un momento que esos followers o amigos de los que estamos hablando que tienes en twitter, facebook u otra red social dejaran de llamarse Luis Pérez o Virginia García y todos ellos fueran FD87E3TY, UQB2dr&6h o mirktrt63TTT y en vez de tener una foto personal, solo te ofreciera un avatar, un dibujo o un icono, ¿Tu percepción sería que seguías hablando con personas o te parecería que lo haces con “otra cosa”?

La respuesta es evidente, la percepción cambia de inmediato, y de hecho al principio de internet, en aquellos años en que los chat eran nuevos, todo funcionaba así, solo con ese tipo de nicks y avatares que poco decían de nosotros ya que eran nuestra representación en el mundo digital pero poco nos representaban.

Todo aquello queda ya lejos y hoy vivimos la eclosión de las redes sociales donde nos comunicamos de persona a persona y aunque algunos se siguen escondiendo detrás de esos nicks anónimos y sus avatares, unos por vaguería y otros como refugio de su personalidad real, cosa que quede claro que respeto pero no comparto, el resto ya no lo hace así y ese cambio ha enriquecido tanto la calidad como la cantidad de la conversación.

Pues esa es la base del Networking, tener conciencia real de que hablamos con personas y por tanto deberemos tratarlas como tal en todo momento, jamás olvidarnos de ese pequeño detalle a pesar de que las dinámicas sociales nos lleven a competir por tener mas y mas followers y nos quieren enfocar en el número perdiendo de vista al usuario como persona individual. Partiendo de eso, deberemos ser conscientes de la importancia de no solo poder conocerlas bien, y me refiero a conocer a que se dedican, que objetivos tienen, sus inquietudes, sus necesidades reales… sino lo más importante, averiguar en qué les podemos aportar valor.

Y en esa relación digital iremos estableciendo un lazo que nos irá uniendo, por supuesto con algunos mas que con otros. De esta forma iremos creando una relación que en muchos casos llegará a convertirse en muy intensa, pero que nunca estará completa ya que sentiremos que falta algo más.

¿Y qué falta? Pues ni más ni menos que la relación offline, el contacto físico, es decir, conocernos personalmente, vernos, escucharnos, poder preguntarnos mirándonos a los ojos, compartir un café, sentir lo que percibimos al tenernos enfrente, poder mirarnos y sonreír, darnos un apretón de manos, un abrazo o un par de besos y hacernos un selfie juntos. Eso no se puede hacer en el mundo digital, es insustituible, y por supuesto, en mi opinión, es imprescindible. Un buen networker sabe que eso fortalece o deshace esos lazos que han surgido en el mundo online y que sin este tipo de percepciones directas y físicas, todo lo demás está incompleto y es posible que se evapore en algún momento.

Todo se basa en algo muy simple, y es que somos seres relacionales y por tanto necesitamos a otros seres como nosotros. Está claro que el mundo digital en general y las redes sociales en particular, nos aportan mucho valor, lo diré siempre, son herramientas muy valiosas ya que nos abren canales de comunicación e interacción con miles de posibilidades y eso es fantástico, me encanta y disfruto con que eso sea así, pero hay que salir de la cueva y tomarse un café con esos amigos virtuales y conocerse persona a persona. Sin ello, esa relación no es de verdad Networking, solo son bits, muy intensos pero bits, y nuestras células no entienden de bits, entienden de emociones.

5 comentarios en “Networking es hablar de personas y no de bits

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *