El Networking en los eventos

Publicada en Publicada en Eventos, Networking

La palabra Networking actualmente se ha extendido de forma espectacular formando parte de nuestra vida cotidiana como si de un pincho de tortilla se tratara, sin embargo, en mi opinión profesional no se utiliza de forma correcta y dista mucho del verdadero concepto que engloba esta disciplina en la que llevo 26 años inmerso.

Por un lado vemos muchos tipos de eventos que incluyen un formato del tipo de “ponencias y networking” o “mesa redonda y networking”. Realmente solo han incluido la palabra “networking” para cambiarla por la que se utilizaba anteriormente, me refiero a cóctel o vino español de toda la vida, pero que en realidad nada ha cambiado, solo la denominación ya que de esta forma parece más “cool”. ¿Qué evento que se precie puede decir que no incluya hoy la palabra networking? Si no la incluyes parecerá que eres un evento casposo y viejuno.

Por otro tenemos espacios o centros de coworking que alquilan espacio por horas, mesas compartidas o despachos para emprendedores, ¿Cuál de ellos no se jacta de tener y ofrecer un tremendo networking? ¿Pero hacen algo más que eventos como los mencionados anteriormente o disponer de mesas de trabajo con puestos compartidos o mesas alargadas en la cafetería? Supongo que habrá alguna excepción pero conozco docenas de ellos que se ciñen a la descripción.

También existen esas empresas que organizan eventos de “speed networking” en donde se adaptan modelos de dating (ligoteo) para conseguir muchas tarjetas en pocos minutos, lo cual está fenomenal si se quiere conseguir un tarjetero enorme lleno de cartoncitos con tinta de colores, pero que raramente consigue dar frutos reales de networking y acaba transmitiendo la sensación de pérdida de tiempo y dinero.

eventos_001

Ya sé que habrá quien me lea y dirija u organice estos eventos o centros de coworking y discrepe conmigo, eso es bueno, pero yo no quiero opiniones sino hechos y vamos a ver en que me baso para decir que eso no es networking.

La definición que utilizo de networking desde hace muchos años, es la mía y seguro que habrá muchas otras tan buenas o mejores que esta y que ya he comprobado que no debe ser tan mala cuando hay varios sitios y personas que la han hecho propia como si fuera suya, es la siguiente:

Networking es el arte de crear, mantener y expandir nuestras redes de contactos creando relaciones de confianza.

Cuando acudimos a uno de esos eventos y nos dan un catering de pie (el típico café con dulces o refresco con picoteo), en donde se nos deja que hagamos networking como las gallinas en el corral a las que se les echa un poco de grano indiscriminadamente… eso no es networking, eso es “búscate la vida y haz networking como puedas”.

Si queremos que ocurra, deberemos hacer algo por ello, y como organizadores que prometemos networking, estamos obligados a conocer a los asistentes y encontrar conexiones o sinergias entre ellos y hacer el trabajo de presentarles unos a otros, explicándoles qué tienen en común para ayudarles a comenzar esa conversación entre dos personas que no se conocen, o al menos creemos que lo tienen, y que les conectamos para que lo exploren, Eso es networking.

El networking como la propia definición explica, se basa en trabajar nuestras redes de contactos pero en las que deberemos estableces relaciones de confianza, y esa confianza se logra a base de conocerse y encontrar conexiones, cosas en común y en interesarse sobre lo que hace o vive el otro, es decir, sus inquietudes, sus necesidades, sus proyectos, su profesión, sus aficiones, etc.

Gestionemos mejor los eventos, trabajemos esa parte y ayudemos a nuestros asistentes a que el networking sea real, a ayudarles a que establezcan más relaciones y menos contactos. Lo importante no es que se lleven y entreguen docenas de tarjetas, sino que hagan pocos pero buenos contactos que den oportunidad a establecer relaciones duraderas, ya sea personales, profesionales o de negocios.

Para ello el organizador tiene muchas formas. Una es, como decía, el estudiar previamente los perfiles de asistente al evento y durante el cóctel dedicar personal de nuestro equipo organizador a presentar y conectar a aquellos para los que han encontrado conexiones, y por experiencia, encontrarlas es solo fruto del trabajo de ese personal.

Otra opción es crear dinámicas de networking que lleve a descubrirlas, y en eso tengo experiencia porque he diseñado y practicado en múltiples ocasiones con grupos de todo tipo (emprendedores, empresarios, directivos, profesionales, empleados, asistentes a eventos, etc) más de 30 tipos de dinámicas diferentes orientadas según el objetivo o el perfil de asistentes y que son muy eficaces si están bien organizadas y dirigidas, pero al igual que lo anterior, requiere trabajo y esfuerzo de la organización.

Creo que deberíamos exigirnos y exigir a los organizadores de eventos mejorar la calidad de esos eventos, y la parte de lo que se denomina networking es obvio que es posible y fácilmente mejorable, empezando por no llamar networking a lo que no lo es y trabajar por implantarlo de forma proactiva, y ya os adelanto que todos lo agradeceremos ya que nos aportará mucho valor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *