Islas Voladoras

No soy normal y tú tampoco lo eres

A menudo utilizamos la expresión “ser normal” como forma de incluir o excluir a alguien de un grupo o colectivo. Cuando hablamos de que alguien es normal o nosotros mismos decimos “yo no soy normal” ¿que significa? Hay algo evidente y es que no todos somos iguales. Pero preguntémonos  ¿que es ser normal?

Ser normal es ser como la norma, es decir como la mayoría. ¿que mayoría? con qué parámetros medimos a la mayoría? ¿por edad, altura, color dela piel, nivel de inteligencia matemática, longitud de los dedos de los pies, color del pelo… ? Siempre podremos tomar un grupo de individuos y hacer la media de cualquier parámetro para decir que eso es lo normal. Pero pensemos un poco. En 1940 ¿cual era la duración media de la vida en Europa? ¿y cual es ahora? Pues efectivamente ha cambiado, y eso pasa con todo. Otra pregunta ¿Ha cambiado de la misma forma en Asia o América en ese tiempo? No tengo el dato pero me imagino que no, podrán ser datos parecidos pero no iguales.

 

iguales

 

¿Lo normal es igual de normal en todos los países del mundo?

Si tomo ese grupo de personas en el barrio de Lavapiés en Madrid ¿dará las mismas medias que en el barrio de La Moraleja? Seguramente no. Y eso que estamos hablando de la misma ciudad, apenas a unos pocos kilómetros de distancia. Si nos vamos a hacer la comparación un poco más global preguntémonos ¿De que color es la piel o los ojos de las personas? ¿En Madrid lo que consideramos “normal” es igual que en Marrakech, Pekin, Lima, o Lusaka? Si vemos cualquiera de esos resultados diremos yo no soy normal. Lógico. No nos sentiremos identificados con esa media de población. La conclusión es que no es extraño que viendo esas medias pueda sentir que no soy normal. Seguro que a ti te pasa lo mismo. Y es que es completamente cierto.

Yo no soy normal porque soy diferente, y me encanta serlo

Pues dejemos de decir qué es o no es normal y miremos otros aspectos. Pensemos en los talentos que tenemos. La diferenciación de talentos es la aportación que hacemos al mundo y a nuestras relaciones. No soy normal, mi talento no lo es. Soy diferente y eso es bueno, es tremendamente bueno. Si busco la normalidad deberé adaptar lo que tengo dentro a lo que haga o sea la mayoría.

Haciendo eso difuminaré mis mejores cualidades y privaré al mundo de una gran riqueza. Lo peor es que me lo estaré robando a mi mismo. Estaré sintiendo dentro que no soy normal pero tratando de no parecer diferente a ojos de los demás. Mi proyección exterior no será lo que vivo interiormente. Eso es lo que se nos ha tratado de enseñar durante siglos. Triste, muy triste.

 

No soy normal

 

Acabemos con el gris llenándolo de color

En un mundo de personas grises, haré que mis azules, naranjas o amarillos pierdan tono hasta parecerse al gris de ellos. Terrible. Abandonemos la fila y digamos en alto no soy normal. Sintamos que no soy normal, y vivamos sintiéndonos diferentes. Viendo a los demás como diferentes. Encontremos la complementariedad, las sinergias. Mis azules y tus amarillos podrán crear nuevos verdes. Mis rojos y tus azules nuevos morados. Enfoquémonos en aprender de las diferencias que distinguen a los demás, son sus talentos. Detectemos los nuestros y reguemos sus semillas para que crezcan grandes bosques de color dentro de nosotros con los que oxigenar el mundo.

Desarrollemos nuestros talentos

Si yo no soy normal, los demás tampoco. El gris no me representa. empezando porque cada uno de nosotros tenemos miles de matices dentro y que de nosotros depende el hacerlos crecer y brillar. demos vida a esos arco iris que nos pueblan. Nacemos con un millón de talentos diferentes, ya os expliqué mi punto de vista al respecto. Y si engrisezco los míos no podré hacerlos crecer. Entendamos que tenemos la responsabilidad de conseguir ser nosotros mismos. Nuestro enfoque vital debe convertirse en ser el mejor yo que pueda alcanzar.  Eso pasa por potenciar mi interior, por sacar lo que hay dentro y permitirle que crezca. Abonar esas semillas y ayudarlas a que expandan el potencial que llevan dentro.

A raíz de ese enfoque entenderemos que si yo tengo esos talentos, todos los demás también. Por tanto, si yo puedo aportarles riqueza con lo mio, ellos me pueden enseñar mucho con lo suyo. Dependerá de dos factores, que cada uno se enfoque en sacar todo de dentro, o al menos algunas de esas valiosas riquezas, El otro factor está en que estemos receptivos y seamos suficientemente humildes para poder aprender de ellos. No puedo ser el mejor en el millón de talentos que existen, pero si puedo desarrollar los míos y enriquecerme con lo que aprendo de los de los demás.

 

diferentes

 

El Networking se enriquece con el talento de las personas que se sienten diferentes

Ese es uno de los principios del Networking. Aceptar que todos los demás que conozco son mejores que yo en algún aspecto de la vida. Y esa ventaja que tienen me puede ayudar a ser un mejor yo si tengo esa humildad de hacer preguntas, escuchar y aprender. Imagínate que cada semana pudieras aprender un aspecto nuevo del talento de una persona que conoces. Cada año serían 52 cosas nuevas que antes no tenías y ahora tienes. Al cabo de unos años es una mina de oro de valor incalculable.

Y por último, démosle la vuelta. Imagina que cada semana tu pudieras compartir alguno de tus talentos con alguien que conoces. Al cabo de unos años habrás enriquecido a muchos de los que te rodean. No olvides que eso nuevo que aprendes no se queda en una caja escondida, sino que entra en conexión con lo que ya había en tu interior. Piensa que tu tuvieras Oxigeno, y aprendes algo que es Hidrógeno. La reacción que producirá dentro de ti es tremenda. Dependiendo de la cantidad y como lo absorbas podrá convertirlo en agua que no tenias antes. Ahora piensa que otra persona te enseña y te aporta Carbono. De pronto las reacciones interiores se van a disparar.

Crece, riega y cuida tus semillas e interactua cuanto puedas. El mundo te necesita. Necesita que sigas gritando “yo no soy normal” y compartas tus diferenciaciones con todos los que puedas para que la suma nos siga enriqueciendo a todos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *