mentoring

Mentor una palabra que está de moda

Hablemos de ser mentor y lo que hay alrededor de esta palabra. Vivimos tiempos en las que las modas profesionales nacen crecen y mueren, y la de ser mentor no iba a ser menos. Son como un virus que se extiende y contagia penetrando por todos los estamentos de la sociedad, como antes lo fueron los coaches o los comunity manager o mil otras profesiones antes que estas.

Hay una serie de personas que ante la necesidad de no encontrar un empleo, de que sus negocios no hayan ido precisamente bien o por sentirse perdidos están al acecho de cualquier palabra que suene a posible ingreso para adoptarla de inmediato. Le añaden a su CV con una descripción de su elevada trayectoria y que hace años que lo llevan ejerciendo, incluso antes de que existiera tal profesión. Algunos cuando les preguntas, te dicen que llevan 35 años de community managers, 50 de coaches y 138 de mentores, eso como poco.

Perdón por la ironía pero es que el tema lo merecía. Hay que ser profesionales y tratar de ser consecuentes. Todos hemos estudiado alguna carrera originalmente, pero eso no nos obliga a dedicarnos de por vida a ello. De hecho la mía original es mecánico de aviones y hace décadas que no toco un aparato que vuele salvo para ir de pasajero. Reciclarse y orientarse a nuevos campos es bueno, dice cosas interesantes de la persona, de su actitud ante la vida y un afán de querer superarse y prosperar. Eso insisto que creo que es bueno, pero por supuesto que no quiere decir que debamos estar cambiando cada año de profesión según la palabra de moda para parecer estar siempre en la cresta de la ola.

 

mentor

 

¿Que significa ser mentor?

Lo primero habrá que definir la palabra para saber de qué estamos hablando. Ser mentor es una actividad como otra cualquiera, en mi caso considero que apasionante, en la que se pueden lograr mejores resultados que con otro enfoques como el de asesor o consultor. Hablo con conocimiento de causa ya que he pasado por ellas antes y aunque el conocimiento de fondo es el mismo, el resultado no tiene nada que ver. Un mentor, y con esto hay muchas controversias por el método a utilizar, en mi opinión es aquel que aprovechando su conocimiento y experiencia en un campo, en una profesión, forma, guía y acompaña a un pupilo, que en este maso se le llama “mentee” (leído mentí) para ir llevándole por un camino que acabará en la consecución de unos determinados objetivos que se fijaron inicialmente.

¿La mentorización debe incluir formación?

Lo segundo es una aclaración referente a uno de los puntos de  la controversia. ¿El mentor debe o no dar formación al mentee? Mientras los mas puristas dicen que no y solo hacerle reflexionar, estamos otros que creemos firmemente que es imprescindible hacerlo. Creemos que es necesario para que acelere sus procesos de conocimientos y que el aprendizaje de aprovechar esas formaciones sea mas rápido y eficaz. En mi opinión, si solo le hago pensar y mi orientación es a que sea él quien llegue a sus conclusiones sin darle ningún tipo de formación, está mas cerca de hacer el papel de un coach que el de un mentor.

Cualquiera puede ser mentor

Lo tercero es que el mentor no puede ser cualquiera. Es imprescindible que el mentor haya recorrido antes ese camino mil veces para tener un dominio de la materia y las diferentes dificultades que entraña. De esta forma podrá adiestrar al mentee en cada metro que vaya recorriendo sabiendo de antemano con qué se enfrentará en cada paso que vaya a dar. Sin gran experiencia es muy difícil ser mentor, ya que no se puede enseñar lo que no se sabe o no se domina, pues aparecerán retos en los que no sabrá como ayudarle.

Ser mentor es una grandísima responsabilidad. La otra persona confía en ti, en tu conocimiento, en tu experiencia de haber atravesado el campo de minas una y mil veces y se pone en tus manos para que le digas donde puede pisar y donde no para avanzar sin explotar. Cualquiera puede ser mentor, siempre que tenga la experiencia suficiente en ese sector o conocimiento.

 

exito

 

El éxito garantizado del mentoring

Lo cuarto es que ser mentorizado nunca es una garantía de éxito, pero ayuda muchísimo a lograrlo. Eso siempre y cuando nos comprometamos a cumplir lo que el mentor nos diga o nos encargue como tareas para la siguiente sesión. Es poder ir avanzando paso a paso hacia unos objetivos pero con la seguridad que en un plazo de tiempo que el mentor nos fijará, los alcanzaremos. Al mismo tiempo es una responsabilidad y un compromiso de hacer el trabajo requerido en el tiempo fijado, pues de no hacerlo en la siguiente sesión será complicado seguir al siguiente nivel.

Una mentorización no es una formación por capítulos en la que aunque no haga los ejercicios, si he comprendido la lección puedo escuchar la siguiente sin problema. De hecho la parte formativa suele ser poca y mucha la experimentación día a día, pero sin ese trabajo y salvo excepciones, no se podrá avanzar. No puedo subir al segundo piso si no he recorrido los escalones del primero.

El mentor como compañero de viaje

Lo quinto y último es que tener un mentor es como tener un compañero al que poder recurrir cuando truene o nos sintamos perdidos. La mayoría de los verdaderos mentores ofrecen el que puedas llamarles cuando necesites. ¿Para qué? Pues para plantear las dudas, las incertidumbre surgidas o las dificultades imprevistas, y saber que camino elegir o que decisión tomar sin tener que esperar a la siguiente sesión que puede ser dentro de unos días o semanas. No estás solo, sabes que nunca estarás solo. Te tienes que enfrentar a tus propios retos para crecer y aprender, pero que en todo caso hay a quien acudir en caso de que nuestra barca comience a hacer aguas o nos sintamos perdidos en mitad del océano.

 

mentor

 

Conclusiones

En consecuencia y por todo lo expuesto, queda claro que mentor no puede ser cualquiera. el motivo es que debe tratarse de un profesional acreditado, con experiencia y conocimiento. Le tiene que gustar tratar con las personas, ayudarlas, llevarlas paso a paso con mucha paciencia y disfrutar de acompañar a otros hasta que se consigan los objetivos. Por eso no puede ser una profesión de moda a la que subirse cualquiera. Pero quiero que se me entienda bien, ya que cualquiera puede ser mentor en cualquier profesión siempre y cuando cumpla esos parámetros. Esto puede ser entre empresarios, entre profesionales, de profesional a empleado o viceversa o incluso entre empleados y jefes o al revés.

He visto casos de todos los colores y todos totalmente válidos. Incluso existe el reverse mentoring en el que el empleado joven y nuevo forma a empleados con muchos años en la empresa. Lo hacen en materias que dominan como la tecnología o el mundo del social media, y a su vez obtienen formación en otros parámetros internos de la empresa así como en comunicación, técnicas de escucha etc. para que pueda darles un mejor servicio. Ambas partes salen beneficiadas.

Pon un mentor en tu vida y acelerarás tu camino al éxito

Cuando quieras contratar a un mentor, no lo hagas con cualquiera. Revisa la trayectoria que lleva en esa profesión, exígele que te deje claro qué sabe de ello, con cuantos cliente y cuales ha trabajado. Investiga un poco mas allá de lo que te cuente para asegurarte que realmente domina la materia por la que te va a mentorizar. De esta forma podrás estar seguro que es el apropiado y que sabe como llevarte al éxito propuesto. Aplica ese criterio sea de la profesión o materia que sea.

Soy Mentor de Networking

En mi caso soy mentor de Networking. Es decir, te ayudo a acelerar el proceso de lograr tus objetivos utilizando técnicas de Networking (online y offline). Y de hecho he escrito un libro que compila parte de mi experiencia de 28 años que llevo dedicados a esta disciplina: Networking. El arte de generar negocio, relaciones y oportunidades

Pero dime cualquier sector en el que quieras aprender y llegar lejos, y seguro que encuentras un mentor acreditado que te pueda ayudar a conseguirlo. Pero te garantizo también, que al mismo tiempo encontrarás muchos otros que se venderán muy pero que muy bien y que si indagas, verás que no cumplen lo que hemos hablado antes y su eficacia está aun por demostrar.

 

 

Un comentario en “Mentor una palabra que está de moda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *