Islas Voladoras

Influir positivamente en otros es uno de los grandes legados de la vida

Pasamos por la vida demasiado deprisa, nos habituamos a unas dinámicas y hábitos que nos van anclando hacia unos enfoques que nos encadenan, e hipotecamos el tiempo en muchas cosas que si las pensamos no son nada de lo que un día de jóvenes dijimos que haríamos cuando fuéramos adultos. Nos hemos convertido en esos hamsters que tanta gracia nos hacen al verlos corriendo en la rueda sin parar pero sin moverse del sitio, sin ser capaces de reconocernos a ver al animalito en su carrera infinita hasta el agotamiento.

Si no era eso lo que queríamos ¿por qué admitimos entrar en esas dinámicas? No sabría darte una respuesta concluyente, pero la vida está fatalmente diseñada para ello y sin darnos cuenta nos convertimos en seres egoístas que solo pensamos en nuestra vida, en nuestros deseos, en nuestro descanso y cuantos mas años tenemos, mas cómodos nos volvemos y a mas sueños y aspiraciones renunciamos mientras seguimos corriendo por la rueda sin parar. Con todo esto no quiero herirte sino hacerte pensar.

 

 

La vida no puede ser eso. Hubo un día que tu eras un soñador, aspirabas a hacer grandes cosas, a cambiar el mundo de una u otra forma, a crear cosas innovadoras, a desarrollar tus talentos, a influir en otros y hacer algo por los demás. ¿Qué queda de todo ello? En los años que llevas vividos, si haces balance seguro que ha habido muchas personas que te han influido, unas para bien y otras para mucho mejor. Unos lo hicieron con sus consejos, otros con sus conferencias, otros con sus clases, con su amistad, con su experiencia, o con su ausencia. Influyeron en ti y generaron decisiones en tu interior que te llevaron a tomar determinados rumbos o a abandonar otros. Unas salieron bien y otras salieron muy bien, pero de alguna forma ellos tuvieron influencia en ti en algún momento de tu vida.

¿Y tú? ¿En quien has influido? ¿Quien son esas personas que tomaron decisiones gracias a lo que les dijiste, lo que vieron de ejemplo en ti, aquello a lo que vieron que renunciaste sacrificándote por alguien, lo que conseguiste, lo que te propusiste lograr? ¿Recuerdas sus nombres? ¿verdad que no? En la mayoría de las ocasiones no podemos dar respuesta a esa pregunta porque no lo sabemos. Podemos ser conscientes de quien nos influyó a nosotros pero sin embargo no de en quien fuimos influyentes de alguna manera. Pues en ese punto te hago una pregunta:

¿Cómo te sentirías si en este momento te llamara un amigo para darte las gracias
y decirte que fuiste una de las 10 personas que más han influido en su vida?

¿Te lo imaginas? Piénsalo por un momento que acabas de recibir esa llamada de un amigo que hace años que no ves, o de un vecino de cuando eras joven, o de un compañero de trabajo antiguo… ¿Que sensaciones te recorren el cuerpo en este momento? ¿No sientes un escalofrío? ¿No percibes que los ojos se te humedecen? A mi sí me pasa. Yo, que aunque tengo una autoestima alta, no me considero una persona que todavía haya hecho enormes logros en la vida ni me he convertido en una figura de relevancia mundial, pero seguro que en mi modesto radio de relaciones, seguro que a alguien le ayudé en algún momento, le di algún consejo importante que le hizo reflexionar, le dí ejemplo con algún reto al que me atreví a enfrentarme y luchar por conseguirlo, le hice pensar con alguno de los escritos de mis blogs o de mis libros, y eso hizo que tomara alguna decisión que cambió el rumbo de su vida aunque solo fuera un poquito. Me dan escalofríos solo de pensar la responsabilidad que tenemos sin ser conscientes.

Insisto, ¿cómo te sentirías? ¿emocionado? ¿agradecido? ¿asustado? ¿responsable de algo que no sabías? es difícil describir la sensación, pero seguro que agradecido que ese amigo te haya llamado para decirte algo tan emocionante y entrañable que tan pocas veces se dice.

 

 

Ahora te voy a hacer una nueva pregunta

¿Quienes son esas 10 personas que más han influido en ti a lo largo de tu vida?

¿Que cambiaste, mejoraste o decidiste gracias a su influencia? ¿te aumentaron tu autoestima porque creyeron en ti? ¿te ayudaron en algún momento que pasabas por una gran dificultad? ¿te hicieron ver con sus consejos cosas que tu hasta ese momento no podías ver y eso te hizo cambiar o mejorar? No lo sé, pero seguro que en tu vida, como en la mía, como en la de todos hubo esas personas, pregúntate de nuevo ¿Quién son tus 10? (silencio, no sigas leyendo, ahora piensa por un momento la respuesta)

Y te hago otra pregunta final ¿Se lo has dicho? Supongo que no. Pues te invito a que escribas sus nombres en tu agenda y los llames hoy mismo para decírselo. Si ellos tuvieron esa gran influencia en tu vida creo que se merecen que hoy dejes un rato todo lo que haces y les dedique esos minutos a alegrarles la vida. Y me da igual si es tu padre, tu hermano, un profesor de la universidad, un amigo, un compañero del colegio, tu pareja, tu expareja o tu propia competencia. Da igual, busca su teléfono y llámales, y cuando cuelgues y te repongas, vuelve a este blog, y si te apetece deja un comentario compartiendo como te has sentido al hacerlo, me refiero a ti, el como se van a sentir ellos ya lo sé, enormemente felices de que te hayas atrevido a convertir su día en algo inolvidable.

2 comentarios en “Influir positivamente en otros es uno de los grandes legados de la vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *