FormaciónMetodo PTL

El altísimo precio de no formarse en networking

En la generación de nuestros padres te formabas profesionalmente haciendo cualquier carrera o realizando cursos profesionales y eso ya te abría una trayectoria a la que poder dedicarte de por vida en la mayoría de los casos, a los que ir sumando la experiencia de años y algún curso adicional que pudiera  complementarlo. Eso como todos sabemos ha cambiado drásticamente y ni el trabajo es para toda la vida, y ya es para récord mundial el que se mantiene mas de 5 años en la misma empresa o 10 en la misma profesión, ni los conocimientos tampoco, ya que la evolución de la sociedad es tal que requiere una formación continua no solo en todo lo que cada sector avanza sino en muchas materias complementarias con las que mejorar y distinguirnos de la competencia.

Nada volverá a ser igual, esta velocidad de la que hablo es cada vez mayor y es muy difícil encontrar una profesión que pueda mantenerse competitiva con lo que aprendió hace 10 años. En general con lo que aprendiste en ese tiempo si no lo has actualizado o incrementado, estás completamente obsoleto, te guste o no. Suelo decir que uno de mis deportes favoritos es aprender, y en mi caso lo procuro hacer de muchas materias muy diversas, he estudiado en mi vida cosas que os sorprenderían y tengo muchas otras pendientes de hacerlo, pero la mayoría enfocadas a poder crecer, desarrollar mis talentos y poder ayudar mejor a los demás, pero no solo eso, sino que lo he hecho y sigo haciendo en materias de ámbitos diferentes ya que finalmente me dan enfoques que producen sinergias en mi cerebro generando inspiraciones que no se habrían hecho de otra manera.

 

 

La formación en Networking no es para todos, solo para los comerciales o vendedores

Pero hay un área de formación a la que tradicionalmente no se ha dado la importancia que debería aunque tengo que reconocer que cada día va ganando terreno, y me estoy refiriendo a todo lo que tiene que ver con las relaciones humanas y exactamente con el networking. Ha sido siempre una materia que, como las de las técnicas de ventas y negociación, se habían instalado en la percepción de que solo eran para vendedores, comerciales y profesiones similares y que cualquier otra profesión no lo necesitaba ni le iba a aportar nada importante. Ahora se está viendo que esta premisa es completamente errónea, ya que estamos hablando de que el networking es una disciplina que te ayuda a aprender y desarrollar las formas en que mejoras las relaciones con otras personas y si recordamos, todos somos seres relacionales y por tanto eso hace que sea apropiada para toda la población, te dediques a lo que te dediques. Por supuesto que el comercial o vendedor lo necesita como el respirar pero no solo ese tipo de perfiles pueden beneficiarse de este tipo de aprendizajes.

No formarse es un precio muy alto en la sociedad actual. Por supuesto que es una decisión personal, pero tanto si trabajas por cuenta ajena como si eres empresario, emprendedor o profesional independiente, el decidir no invertir tiempo y dinero en ello es como querer subir unas escaleras mecánicas que van en sentido contrario, si te detienes, cada segundo retrocedes, no te mantienes en el sitio aunque tu no te muevas, pero no te olvides que hay otros que sí lo hacen, siguen subiendo y tu cada vez estás más atrás con respecto a ellos, con lo que las oportunidades que aparezcan, serán ellos los que las vean primero y las puedan aprovechar, y tu solo verás que no te llegan sin saber por qué.

 

 

¿Formare en Networking? ¿Yoooooo???? ¿Para qué? Yo no necesito eso

Formarse en networking aporta muchos conocimientos pero lo principal es el enfoque que consigues. Es un cambio de paradigma que produce muchos cambios en nuestra forma de vivir y relacionarnos:

  1. el primero es que dejamos de ver a los demás como instrumentos que nos son útiles para empezar a verlos como personas a las que puedo ayudar a mejorar sus vidas o sus profesiones
  2. en segundo lugar te cambia el pensar que yo soy el mas listo y todos me lo tienen que reconocer por el enfoque de que me relaciono con personas con múltiples talentos que yo no tengo y de los que puedo aprender muchísimas cosas que me aporten valor
  3. el tercero sería el cambio de enfoque de pensar que todos son competencia, por el de conocer a los demás y averiguar lo que ellos saben hacer para encontrar sinergias, cooperar y hacer equipos en el que todos nos beneficiamos por aquello de que la suma de ambos produce multiplicación y dos mas dos dan un resultado de siete o quince y no de cuatro.
  4. el cuarto nos lleva a dejar de enfrentarnos a todos los problemas como un guerrero solitario contra el mundo, para poder entender que hemos ido creando varios círculos de relaciones en los que apoyarnos o a los que poder pedir ayuda para resolver múltiples situaciones que nos aparecen en la vida tanto a nivel personal como profesional, y hablo desde recomendarnos un médico de confianza; resolver un problema con el que no sabemos que hacer y nos de un consejo por haberlo vivido ellos antes; hasta presentarnos a alguien clave para mejorar en  nuestra profesión, entre muchas otras.

 

 

El networking da resultados tangibles.
No formarse en networking es pagar un alto precio en tu vida
¿estás dispuesto a asumirlo?

Veamos cinco casos y seguro que somos alguno de ellos o conocemos a alguien que los sufre, por ejemplo:

Sin formación en Networking: en primer lugar por ejemplo esos vendedores que no logran que sus potenciales clientes les reciban o les escuchen y no saben por qué, lo cual les produce un sentimiento de frustración, rabia e impotencia todo en uno. La respuesta es simple, tu eres el tropecientos mil que le lleva persiguiendo meses, que le tiene saturado de emails, whatsapp o llamadas a su secretaria y que es percibido como ese que quiere robarle un tiempo que no tiene para ver algo que no le interesa.

Con formación en Networking: El comercial que se forma en networking sabe que no tiene que enfocarse en vender sino en generar una relación y ganarse la confianza de esa persona para que una vez lograda, esa persona se interese por él o abra la oportunidad de esa reunión donde presentarle sus productos o servicios. Y en otros casos, esa relación genere una recomendación de esa persona a un tercero que el vendedor ni conoce.

Sin formación en Networking: el segundo serían todos esos profesionales que no saben como conseguir clientes nuevos y que tratan de enseñar a todo el mundo la maravilla de sus servicios sin lograr que encuentren quien se interese por ellos, al menos en una cantidad suficiente para sus necesidades, o que prueban con los medios tradicionales: anuncios en prensa o radios locales, folletos, buzoneo, repartiendo flyers en la calle o enviando emails masivos a beses de datos que les han alquilado y los resultados son nulos o muy bajos.

Con formación en Networking: Los que se forman en networking entienden que hacer clientes no es disparar a todo lo que se mueve con las técnicas tradicionales de publicidad, sino que un buen profesional hace relaciones, aporta valor, y crea redes de relaciones en varios sentidos. Por un lado entre los que pueden ser el nicho de mercado al que se dirige, por otro con círculos de personas o sectores que pueden estar relacionados con ese nicho y por último con otros profesionales con los que encontrar sinergias, y entre los tres les llega un flujo continuo de potenciales clientes interesados en lo que ofrecen.

Sin formación en Networking: el tercero serían empresarios o emprendedores que acuden a docenas de eventos de forma indiscriminada repartiendo tarjetas como si no hubiera un mañana y soltando su elevator pitch a todo el que se detiene un par de segundos en un radio de 3 metros, con el objetivo de que sepan lo bueno, bonito y barato que lo llevan y que les compren allí mismo cuarto y mitad. Esos son los que luego se preguntan por qué no funciona y suelen ir promulgando que eso de ir a eventos y hacer networking no sirve mas que para perder el tiempo, gastar tarjetas y picar algo gratis.

Con formación en Networking: El que hace eso pero se ha formado en networking también va a eventos pero de forma muy diferente ya que para empezar sabe que el evento no es el sitio para vender sino conocer a nuevos contactos para abrir una primera fase para la relación. A eso hay que unirle que previamente ha diseñado su plan de networking, ha seleccionado los eventos a los que necesita asistir en virtud de ese plan, se prepara el antes, trabaja en el evento de forma inteligente y desarrolla su estrategia de relaciones en el post evento, consiguiendo una eficacia incomparable con la otra.

Sin formación en Networking: el cuarto serían esos directivos, directores de departamento o jefes de equipo que tienen personal bajo su responsabilidad. No me refiero solo a comerciales sino equipos en general, y que se pasan la vida poniéndoles metas, midiendo ratios de eficacia, y presionando para que se logren esos objetivos como sea, o cortando cabezas si alguno de ellos falla reiteradamente en conseguirlos. Ese tipo de técnicas se vienen usando desde hace décadas pero cada día son menos eficaces, por lo que necesitan soluciones adicionales, y las dos que se han utilizado con mayor frecuencia son las de meter mas presión a la olla hasta que el miedo haga que se consigan o la olla reviente, y la otra es la de la ofrecer una zanahoria por el logro conseguido.

Con formación en Networking: Los mismos directivos que se han formado en networking enfocan todo esto de forma muy diferente. Para empezar no ven a sus equipos como burros que se motivarán lo suficiente por la zanahoria que les enseñemos, sino como personas, como profesionales con vida personal, con inquietudes, con miedos, con talentos, con carencias, con necesidades, tratando de conocerlos para ver en qué les pueden ayudar y detectar cuales con esas áreas que les impiden lograr sus resultados. Se enfocan en la persona esforzándose en encontrar donde ayudarles, no solo para resolver esas situaciones, sino en cómo aportarles valor. Se esfuerzan en crear una relación, en transmitirles confianza, en que perciban que no les han contratado solo como carne al peso sino que le valoran como persona que puede conseguir lo que le proponen. Dedican tiempo a crear las relaciones interpersonales que generan la pertenencia al equipo fomentando el apoyo entre los miembros del mismo, lo cual da mucha mas fuera al total mas allá de las individualidades, eliminando el sentido de competencia entre ellos y generando el de cooperación para que se sientan miembros de una entidad superior, y que su enfoque no sean sus resultados sino los resultados de todo el equipo. Ese cambio da unos frutos completamente diferentes.

Sin formación en Networking: el quinto es el de todas aquellas personas que trabajan por cuenta ajena pero que no están en ninguno de los perfiles anteriores, independientemente de que sean empresas pequeñas, medianas o grandes multinacionales, me refiero a los que trabajan de administrativos; conductores; programadores; auxiliares de clínica; diseñadores gráficos; ayudantes de fontanero o montador de muebles entre muchos miles de profesiones diferentes. Todos suelen hacerlo enfocados en su trabajo diario, hacerlo lo mejor posible, esforzarse por cumplir lo que les han encargado y por lo que les han contratado y les pagan, pero todos ellos se enfrentan antes o después a alguna de esas situaciones complicadas que a nadie les apetece vivir, por ejemplo ese jefe que nos trata de malas maneras y nos hace la vida imposible, ese compañero que trata de arrinconarnos en la empresa creando bulos o difundiendo noticias falsas sobre nosotros, esa empresa que cierra o reduce personal y nos incluye en los despidos…

Con formación en Networking: En esas situaciones es complicado enfrentarse solo para resolverlas y el que se ha formado en networking sabe que la situación es la misma pero que las soluciones son diferentes. Poder hacer relaciones de verdad en el ambiente laboral no siempre es fácil pero con la visión del networking podemos ir tejiendo una red de relaciones con personas a las que hemos ido aportando valor durante tiempo, y que ante ese compañero hostil, ellos no solo no darán crédito a sus bulos sino que muchos nos apoyarán o incluso nos defenderán ante él cuando trate de desprestigiarnos. En el caso de estar ante ese jefe acosador o en la pérdida de empleo, esa red de relaciones seguro que no solo nos apoyarán personalmente sino que nos ayudarán a encontrar un nuevo puesto de trabajo, y ya sabes que el 80% de las posiciones, las ofertas de empleo, no salen al mercado y solo se mueven entre las personas conocidas. Una gran diferencia de resultados para situaciones de la vida cotidiana.

Podría seguir enumerando ejemplos, pero creo que son suficientes. En consecuencia, cada uno de nosotros podemos seguir como estamos, decidir no perder el tiempo ni gastar dinero en formarnos en networking pero sé consciente de el alto precio que estás pagando y que cada día que lo retrases el precio es mayor, y que cuando te enfrentes a cualquiera de todas las situaciones que hemos ido viendo, tu tienes mucha desventaja, ya sea en el mercado como en resolver las situaciones que se te pueden presentar. Es tu decisión, pero asume las consecuencias y no te quejes porque eres tu quien lo ha decidido.

Y si te quieres justificar pensando que es difícil te garantizo que no lo es. Hay buenos profesionales que están haciendo una gran labor en este sentido, busca porque hay varios, no soy el único. En mi caso lo hago con formaciones en las que le dedico la mayoría del tiempo al método PTL, Play, Think and Learn (Jugar, pensar y Aprender) basado en más de 30 dinámicas de juegos de Networking que yo mismo he diseñado, ya que a través de esas dinámicas se internalizan mucho mejor los conceptos y hacen que se comprendan de forma mas eficaz las claves de esta disciplina. Muchos ya las habéis experimentado ya que he dado este tipo de formación a mas de 1.000 profesionales tanto en eventos, formaciones que he hecho en abierto o las que he hecho para empresas, universidades o escuelas de negocios y sabéis que funcionan.

 

¿Que se aprende en mis dinámicas de Networking?

Depende de las necesidades y los objetivos que pretendamos pero principalmente:

  • A desarrollar e implementar un plan de Networking
  • Fijar objetivos y entender su evolución
  • Nuevos paradigmas relacionales
  • Enfoques para un networking eficaz
  • Trabajo en equipo
  • Visión relacional
  • Descubrimiento de talentos propios y ajenos
  • Desarrollo de sinergias profesionales
  • Escucha activa y proactiva
  • Comunicación no verbal y paraverbal

 

 

 

2 comentarios en “El altísimo precio de no formarse en networking

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *