Sueños como motor para triunfar en la vida

Publicada en Publicada en Network Marketing

Sueños, soñar, ¿Son el motor de vida como generador de energía o el camino para fracasar y frustrarnos? ¿Son los sueños los creadores de inspiración o solo fuegos que nos distancian de la realidad? Yo siempre he sido un soñador, desde niño, creo que como casi todos. La infancia es un generador de sueños porque no hemos sido todavía domesticados y desconocemos que el camino hacia esos sueños tendrá dificultades. En esa edad no sabemos que tendremos limitaciones, pensamos que seremos capaces de todo. Será la sociedad y nuestras vivencias las que empiecen a decirnos que no podremos lograr todo lo que nos propongamos.

¿Que son los sueños?

Los sueños son la aspiración que deseamos, son una ilusión que nos gustaría que fuera real en nuestras vidas. Cada sueño tiene algo de nosotros, algo que nace del interior, que lleva un deseo implícito. Podemos soñar con ser astronautas o con viajar dando la vuelta al mundo. Podemos tener el sueño de ser estrellas de un club de fútbol o de construir un rascacielos. No es difícil, no hace falta experiencia para soñar, solo sentir, solo desear. En cada uno de los sueños ponemos algo nuestro y nos genera energía, motivación. Nos hace sentirnos bien pensando en el día que lo hayamos conseguido. Nos transporta a un lugar donde somos felices disfrutando de ese sueño. Pero si eso es todo positivo ¿Por qué dejamos de hacerlo cuando somos adultos?

 

volar

 

Sueños e ilusiones no son lo mismo

La sociedad, como decía antes, nos va domesticando, nos va cercenando las ganas de soñar. Nos corta las alas de nuestra capacidad soñadora, pluma a pluma. Es un proceso lento, lo hace despacio, sin que nos demos cuenta, como ese virus que te infecta en silencio. Cuando digo la sociedad me refiero a nosotros mismos. Somos todos y cada uno de nosotros los que una vez hemos sido invadidos por ese virus, infectamos a nuestro alrededor a nuestros amigos, hijos, pareja, etc. Les inculcamos que soñar es dañino, es negativo, que les traerá dolor. Lo hacemos por su bien ya que no les queremos ver sufrir. Les hacemos entender que soñar les aleja de la realidad y les perjudicará. De hecho hay varias expresiones excesivamente coloquiales que lo definen con claridad: “No seas soñador” o “Eres un soñador” que se dicen con el tono despectivo, desacreditando su buen juicio. Tremendo.

Si miramos al diccionario no tenemos mejor perspectiva ya que según la RAE, la definición nº 5. dice:

Sueños: Cosa que carece de realidad o fundamento, y, en especial, proyecto, deseo, esperanza sin probabilidad de realizarse.

Impresionante. que contundencia. Con este panorama es complicado sentirse un soñador, generar sueños o sentirlos dentro y mucho menos contar que lo somos. Este ambiente social y educativo nos hace pensar que si soñamos y luchamos por nuestros sueños estamos yendo por el camino equivocado y fracasaremos en la vida. A eso le añadimos que el ser humano no quiere sentirse discriminado, no le gusta ser un bicho raro del que todos se mofan. Al soñador no se le considera ejemplo a seguir sino pueril, inmaduro, pendiente de crecer, como si se hubiera quedado en la niñez.

 

sueños

 

Soy un soñador y estoy encantado de serlo

Pues yo me niego a aceptar estos paradigmas. Sí eso es lo que se considera cuando digo que soy soñador, estoy encantado de haberme quedado en la niñez. Lo soy y me enorgullezco de ello. Soñar es una maravilla, es un generador de energía inagotable, es un impulsor de proyectos. Soñar es tener un volcán dentro que no se apaga. Es derramar alegría pensando en lo que nos impulsa a seguir. Es el salvavidas que nos mantiene a flote en las mayores tormentas sin permitir que abandonemos. Solo nosotros podemos verlos, pero verlos nos llenan la vida. Esos sueños son los que generan ese brillo en los ojos que los demás pueden percibir, el entusiasmo que se contagia.

Soñar no es suficiente

Soy un soñador y todos deberíamos serlo. Es una medicina que os recomiendo, mitigará muchos de los males que nos acechan y acorralan en la vida. Pero no me entendáis mal, soñar no es suficiente, es necesario desarrollar todo un plan de acción para lograr esos sueños. Hace falta un plan para que cada día podamos dar un paso mas que nos acerque a esos sueños. En la mayoría de ellos hará falta un plan de negocio que nos permita alcanzar el nivel de ingresos suficientes para poder hacerlos realidad. En otros casos el plan será de desarrollo personal o de formación. Da igual, es imprescindible un plan que defina las metas del proceso y la acción que deberemos tomar cada día.

 

 

Diseña tu plan para conseguir tus sueños

Yo tuve la suerte de conocer un vehículo económico que me ha permitido hacer realidad algunos de mis sueños y que en poco tiempo me llevará a conseguir muchos de los que tengo pendientes. No tenía conocimientos ni experiencia de negocios cuando me lo presentaron, pero vi que con ello podría hacer realidad algunos de mis sueños, y eso fue suficiente. Me refiero tanto a generar los ingresos que necesito como el sistema de desarrollo y formación que quiero para mi. Por supuesto, trabajando día a día por lograrlos, nunca llegan solos ni salen en los pastelitos que venden en las panaderías. Hay que tener perseverancia ante las dificultades.

Decisión y compromiso

Si no tienes ese plan y no tomas acción, es cuando te conviertes en ese personaje del que todos se ríen. Habrás completado el perfil del iluso que sueña pero que nunca logrará sus sueños. Soñar es fácil si quieres, pero lograrlos requiere decisión y compromiso con tus objetivos. Yo tengo cerca de 200 sueños por cumplir. La mayoría corresponde a ser, otros cuantos a hacer y unos pocos a tener. Ya he conseguido algunos, como ser capaz de subirme a un escenario con mas de 1.000 personas que quisieran escuchar lo que decía. También logré escribir y publicar un libro sobre Networking o que me hayan invitado a viajes de lujo a Sicilia, Malta, Creta o Chipre por mis éxitos empresariales de liderazgo.

Sueños cumplidos como poder trabajar para mi mismo sin tener jefes que me digan horario, sueldo y donde desarrollar mi labor diaria. O sueños pendientes como viajar y visitar 100 países. Eran increíbles cuando los soñé por primera vez, pero se hicieron reales con el tiempo, Solo fue cuestión de creer en ellos, diseñar el plan de acción, formarme en lo que me faltaba por aprender y trabajar cada día hasta conseguirlos. Algunos tardé 1 año en lograrlos, otros 2, otros 7. Que mas da? Lo importante es que los logremos y no nos rindamos por el camino.

¿Te atreves a volver a soñar?

¿Cuales son tus sueños? ¿Te comprometerías con alguno de ellos y estarías dispuesto a poner el esfuerzo que hiciera falta por conseguirlos? Soñar no es solo comprar cosas materiales, soñar puede ser comprar una casa más grande o un coche espectacular, pero no solo eso. Sueños también pueden ser financiarle una operación a alguien que aprecias, viajar a Japón o estudiar neurocirugía.

No hay sueños demasiado grandes ni excesivamente pequeños. Para algunos el sueño de su vida puede ser dedicarse a pintar porque así lo siente y para otros aprender 9 idiomas. Puede ser ver una aurora boreal, adoptar un hijo o tener todo el tiempo del mundo para cuidar de un familiar enfermo. Bañarse con defines o traer a tu familia que viven a miles de kilómetros. Aprender a gobernar y navegar pilotando un yate o invertir en el proyecto emprendedor de tu hijo. ¿Cuales eran los tuyos cuando eras mas joven? ¿A cuales renunciaste que te ardían por dentro?

No permitas que nadie robe tu sueño

No dejes de soñar, y si lo hiciste, vuelve a hacerlo. Recupera algunos de los sueños que tienes dormidos dentro de ti. Piensa en lo que te motiva, lo que te incendia desde dentro y no pienses en si eso requiere dinero o aprendizaje, eso se consigue cuando uno está decidido. Lo importante es el sueño y el compromiso de ir a por ello y conseguirlo como sea. Y si dudas de si serás capaz, dímelo y te ayudo. Estaré encantado de contar con otro amigo soñador al que poder ayudar a conseguir sus sueños. Es a lo que me dedico desde hace muchos años, soy mentor de soñadores que se atreven a luchar.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *