Preguntas como llave para fortalecer relaciones

Publicada en Publicada en Metodo PTL

Construir relaciones valiosas es una labor lenta y que requiere dedicación. Pero las preguntas que nos hagamos y que hagamos a los demás influirán de forma decisiva. Es un punto que no se suele tener en cuenta pero que juega un papel muy importante, por eso quería tratarlo aquí.

Vamos por la vida pensando en nuestros objetivos. Nos hemos acostumbrado a pensar en lo que queremos y en buscar los recursos que nos ayuden a lograrlo. Vemos a las personas como herramientas para acercarnos de una u otra forma a dichos objetivos. Tratamos de optimizar el tiempo que dedicamos a los demás en función de la utilidad que va a tener para nosotros. Lo invertimos o no pensando en el retorno inmediato o a corto plazo que nos dará.

Errores al tratar las relaciones

Que tremendos errores. Y lo digo en plural porque son muchos consecutivos los que acabo de enumerar, y ademas que forman parte del mismo paquete. Errores porque no consiguen lo que pretenden. Realmente nos alejan de esos objetivos que se supone que nos deberían ayudar a conseguir. Los hacemos, los repetimos y nos empeñamos en seguir poniéndolos en práctica una y otra vez. No somos culpables de hacerlo ya que es lo que hemos aprendido, Es lo que nos han enseñado y lo que hemos visto hacer a otros. Pero eso no les libera de ser errores como digo.

¿Donde está el fallo? Pues son muchos, pero me voy a centrar en los tres mas relevantes.

 

martillo

 

1.- No son herramientas

El primero es que veamos a las personas como herramientas, ya he hablado de esto en otras ocasiones pero no me canso de resaltarlo porque lo veo a diario. Grave, muy grave. Si vemos a los demás como clavos, ellos nos verán como martillo. Pero si los vemos como semillas de flores o árboles frutales, ellos nos verán como jardineros que les cuidan. No hace falta explicar nada mas. ¿Cómo los ves tu?

2.- No viven para que nosotros logremos nuestros objetivos

El segundo es que pensar en nuestros objetivos y ver todo en función de lo útiles o no que son para ellos, nos hace distanciarnos de la realidad. Me refiero que las personas, sus comportamientos y sus vidas no pueden ser herramientas que existen para que nosotros logremos lo que pretendemos. Podemos entender si todo ello nos acerca o nos aleja de esos objetivos, pero respetando lo que son como tales. Me refiero a que las vidas de los demás son independientes de lo que nosotros queramos conseguir. Son sus vidas y ellos no tienen que vivir para ser útiles que manejar por nosotros.

 

egocentrismo

 

3.- Dejemos el egocentrismo a un lado

El tercero es que no podemos pensar en nosotros como centro del universo y que todo lo que existe gira alrededor de nosotros. Hay que salir de esa visión. Los demás importan, son seres con necesidades, inquietudes y deseos como nosotros. Viven sus vidas sin que nosotros seamos algo relevante para que ellos puedan desarrollarlas.

 

preguntas

 

Las preguntas dan sentido a la vida y a las relaciones

Ahí es donde surgen las preguntas que mencionaba al principio. Hacerse preguntas ayuda a reflexionar, a ver as cosas con nuevas perspectivas, con mas amplitud. Preguntarse sobre si mismo ayuda a conocerse. Hacerlo sobre los demás ayuda a conocerles mejor o ver aspectos de sus vidas que no habíamos tenido en cuenta. Las preguntas son importantes pero la composición de las mismas será la que de sentido a todo.

Por ejemplo preguntas sobre como podríamos ayudar a las personas que conocemos. Sobre como les podríamos aportar valor de continuo. Hacerse la pregunta de quien son realmente, me refiero no a lo que nosotros vemos que son, sino a lo que ellos son como personas o profesionales. Sus inquietudes, sus aspiraciones, sus talentos, sus miedos. Con las preguntas apropiadas podremos conocer mejor su interior porque pondremos la luz en algo de ellos. Y no solo esas, sino preguntarnos sobre qué buscan en la vida. Qué aspiraciones les empujan a mejorar o qué objetivos personales o profesionales persiguen.

Preguntémonos a nosotros mismos y a ellos

Por supuesto que las preguntas deben hacerse sobre uno mismo también si queremos relaciones sólidas. Algunas preguntas sobre en qué medida ayudamos a los demás a mejorar. Sobre lo que aportamos a cada relación que tenemos, Preguntarse sobre por qué los demás querrían tener un amigo, un socio o un proveedor como nosotros. O por qué ellos estarían dispuestos a ayudarnos si se lo pidiésemos. Ahí es donde vemos que tipo de persona somos y que valor real podemos o queremos aportar.

Y luego vienen otras que complementan lo anterior y es preguntarles a los demás. ¿En que te puedo ayudar? ¿Cómo crees que te podría aportar valor? ¿Que piensas que puedo hacer para fortalecer nuestra relación? Y pongamos un silenció completo para poder escuchar las respuestas con verdadero interés. El libro de Dale Carnegie “Como ganar amigos e influir sobre las personas” lo explica perfectamente.

 

preguntas

 

La reflexión de las respuestas

Las respuestas a esas preguntas requieren momentos de reflexión, y es ahí donde surgen los pilares que hacen que una relación tenga mimbres para convertirse en algo sólido y duradero. Dejemos de hacer contactos y hagamos mas relaciones. Enfoquémonos en lo que hemos visto y eremos que la diferencia merece la pena el esfuerzo.

Algunas de las dinámicas que hacemos con el método PTL (Play, Think and Learn) van encaminadas a darse cuenta de dos cosas. Por un lado lo que perdemos de no hacerlo con este enfoque, me refiero a tiempo, enfoque u oportunidades. Y por otro lo que generamos de sinergias y de logros cuando lo ponemos en marcha. Funcionan muy bien estas dinámicas porque al hacerlo jugando rompemos los paradigmas que tenemos sin casi darnos cuenta. eso nso lleva a pensar y finalmente aprendemos el nuevo enfoque y lo que ganamos viéndolo desde la nueva perspectiva.

 

 

 

 

 

 

 

Un comentario en “Preguntas como llave para fortalecer relaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *