O tienes un Plan de Networking o estás muerto

Publicada en Publicada en Plan de Networking

En todas las empresas existen planes de negocios, planes de marketing o planes financieros y no hace falta explicar la importancia de todos ellos, pero hay una carencia que no se enseña y es igual de relevante disponer de uno para lograr el éxito profesional. Me estoy refiriendo al Plan de Networking, y el dato escalofriante es que muchos proyectos fracasan por no tenerlo o no haberlo desarrollado a tiempo. ¿Tu lo tienes? ¿Que no sabes de qué estoy hablando? Sigue leyendo hasta el final y comprenderás su necesidad.

Vamos a empezar por el principio, y aunque ya me lo habéis escuchado en mas ocasiones, voy a recordaros mi definición de Networking

 

 

Una vez concretada ésta voy a incluiros la que he hecho para definir lo que es el Plan de Networking y así poder centrarnos de forma mucho más eficaz en su explicación:

 

 

Te lo voy a repetir por si no ha quedado suficientemente claro:

Plan de Networking: es el mapa que nos lleva hasta unos objetivos concretos en una fecha determinada utilizando las relaciones personales como factor de cohesión y aceleramiento de los procesos

Partiendo de ella, vemos algo evidente, y es que lo primero que necesitamos, como ya tenemos en cualquier empresa o proyecto profesional, son unos objetivos, unas metas, que por supuesto y como ya he explicado en más ocasiones, deben ser medibles y con unas fechas que fijen no solo el largo plazo sino también el medio y el corto. Esto no debería ser necesario explicarlo pero prefiero fijar los parámetros para que todo se comprenda mejor.

Pero en el Plan de networking tener unos objetivos no es suficiente, requerimos varios factores más. Empezaremos por definir qué conocimientos, capacitaciones o recursos podemos intuir o sabemos de cierto que necesitaremos nosotros o los miembros de nuestro equipo a lo largo del proceso de tiempo que nos llevará lograr esos objetivos. A partir de definir este punto deberemos trazar un recorrido de cuando y como adquirirlos según las metas fijadas, y qué dificultades presentan para tenerlos en el tiempo que nos interesa.

 

 

En segundo lugar hay un factor mucho más importante y que va a determinar el éxito o el fracaso del mismo. Me estoy refiriendo a que hay que concretar los tipos de perfiles de personas, es decir de profesionales, empresarios, emprendedores o el tipo que sean, que prevemos o intuimos que tendrán influencia, que podrán ayudarnos, o que tendrán algún papel de relevancia para poder acelerar el proceso de conseguir esos objetivos en menos tiempo. Estoy hablando de perfiles que puedan facilitarnos información, contactos, conexiones o experiencia del camino que pretendemos recorrer y que gracias a ellos nuestro recorrido sea mas eficaz o podamos evitar determinadas dificultades que ellos ya conocen.

Por poner un ejemplo con el que entenderlo mejor, si nuestro objetivo es vender un producto o servicio especial para las empresas constructoras o las inmobiliarias que comercialicen esas construcciones, será imprescindible empezar por relacionarnos con empresarios o directivos de empresas similares, o por otro lado puede que nos sea conveniente relacionarnos con personas que de alguna forma estén involucradas con este sector siendo proveedores o clientes de algún tipo de servicios, con las que sean aliados o socios suyos,  o incluso las que solo tengan sinergias con este tipo de empresas por ejemplo bufetes de abogados, asesorías, entre otros.

El paso siguiente será localizar los lugares donde encontrarles, esos donde ellos se mueven, ya sea online u offline, es decir, conocer si existen comunidades que engloben a este tipo de perfiles, grupos abiertos o cerrados en redes sociales, si existe algún tipo de asociación del sector, federaciones, u organizaciones que las aglutinen y en las que se organicen eventos, mesas redondas, conferencias o actos abierto a los que podamos asistir.

A continuación deberemos repasar todos nuestros contactos para localizar a todos aquellos no solo que sean ese tipo de perfiles sino a todos los que de alguna forma tengan relación directa o indirecta con esos colectivos para estudiar si es viable que nos conecten con ellos. Aquí deberemos pensar no solo en los que coincidan exactamente ese perfil que nos interesa, sino en personas de nuestras relaciones que puedan ayudarnos a conectar o aproximarnos a esos colectivos, o al menos con alguna persona que tenga relación directa con el sector. Estoy hablando desde las relaciones personales o profesionales que hemos generado en nuestra vida, como en los contactos que podemos tener en las redes sociales como linkedin, twitter o facebook. Para este punto es necesario desarrollar la lista completa de nuestras relaciones que por experiencia la mayoría de nosotros desconocemos que tenemos, o al menos no somos conscientes del elevado número que tiene. En mis talleres tenemos una dinámica en la que desarrollamos este punto con precisión, y en mi libro recién publicado “Networking. El arte de generar negocio, relaciones y oportunidades” hay un capítulo que explica como hacerlo con todo detalle. El final es que todo profesional tiene de media unos 1.500 contactos entre círculos fuertes y círculos débiles, y si tu lista no llega a ese número es que no has hecho el ejercicio o no le has dedicado suficiente tiempo a desarrollarlo completo, pero la experiencia me ha demostrado que todos superamos esa cifra sin contar los amigos de facebook que tenemos agregados pero que no sabemos ni quien son, esos no los cuento.

 

 

Una vez que conseguimos el contacto, el siguiente punto del plan es desarrollar una estrategia para lograr lo que repito una y otra vez, me refiero a convertir esos contactos en relaciones. eso no ocurre de la noche al día ni por arte de magia, sino que se logra ganándonos la confianza de esas personas, lo cual requiere evidentemente un proceso importante de tiempo. Ese proceso lleva varias fases, empezando por conectar online, siguiendo por interactuar, en tercer lugar demostrando interés real en aportar valor a esa persona, y por último dando el paso para llevar esa relación al mundo offline conociéndose de forma presencial compartiendo un café, un refresco, una comida, un evento o lo que sea necesario y conveniente a la evolución de esa relación. Todo ello con mucho cuidado de no parecer el vaquero que caza sus contactos a lazo, sino todo lo contrario, respetando y valorando de forma sincera a la otra persona.

En paralelo, es necesario que hayamos ido desarrollando nuestra marca personal y dejando muestras que dejen palpable la experiencia y conocimientos que tenemos de nuestra profesión, y eso se puede realizar de diferentes maneras dependiendo del perfil que se trate pero casi siempre va a ser  a través de disponer de un blog personal donde hemos ido publicando textos, opiniones, vídeos o conferencias entre otros.

Este es un resumen breve de las diferentes fases de un Plan de Networking, pero evidentemente requiere, como cualquier plan de empresa, que no solo tengamos los objetivos generales de corto, medio y largo plazo como decía al principio sino que dejemos concretadas por escrito cada una de las acciones semanales que vamos a realizar, fijando metas mensuales y semanales para poder ir midiendo nuestro progreso y en caso de no estar llegando a cumplir los ítem marcados, cambiar el plan de acción de las siguientes semanas o meses incrementando en lo necesario para llegar a las siguientes metas con los objetivos cumplidos.

Tener un Plan de Networking bien estructurad y completamente definido es imprescindible para lograr tener éxito como profesional, empresario o directivo, y si no lo tienes, estarás retrasando innecesariamente el logro de tus objetivos y el de tu proyecto o empresa arriesgándote enormemente a fracasar. Ya sé que dirás que nadie te había explicado esto antes, pero ahora no tienes excusa, ya sabes lo que necesitas, ponte en marcha desde ahora mismo y si no te sientes capaz o crees que te falta algo, dímelo y estaré encantado de ayudarte en la parte del proceso que necesites o de llevarte de principio a fin si eso es lo que requieres, ya sabes que llevo 28 años en esta profesión ayudando a muchos profesionales, empresarios o diferentes departamentos a poner esto en marcha y desarrollarlo hasta el final y me encanta mi profesión por todo lo que veo que ayudo a otros.