Emprendedor y networking todo es uno

Publicada en Publicada en Empresa

Ya expliqué que para ser emprendedor es muy necesario hacer networking y los diferentes aspectos que eso conlleva. Preguntaba ¿Es necesario el Networking para emprender? y lo argumentaba con detalles. Hoy vamos a tratar otro punto ya que quiero poner el foco en la actitud que todo emprendedor debe tener. No es fácil crear un proyecto nuevo, generar un modelo de negocio y que eso tenga éxito. Digo que no es ni sencillo ni fácil porque intervienen muchas variables que hay que tener muy en cuenta y no siempre somos conscientes de ello. Bueno, no solo tener en cuenta sino vigilar, pivotar y ser capaces de transformar si el proyecto detectamos que no va por buen camino.

Aunque empecemos con un servicio de zapatos a medida y acabemos vendiendo corbatas electrónicas, lo importante es el éxito del mismo. Ese ejemplo que acabo de mencionar evidentemente es exagerado a propósito porque quiero que quede claro que el pivotar de producto o de modelo de negocio no tiene que ser traumático. No debemos empeñarnos en que la idea original era fantástica y tiene que salir adelante sea como sea sin cambiar. No siempre el mercado tiene la misma percepción que nosotros de nuestro proyecto tal como lo habíamos imaginado. Lo importante es que no olvidemos que ellos tienen la razón. Nosotros podemos amar ese modelo o servicio pero si el mercado dice que así no lo quiere, pues no lo quiere. Cambiar de enfoque, de producto, de forma de comercializarlo o de lo que sea, es algo que todo emprendedor debe asumir como premisa imprescindible.

 

emprendedor

 

Las relaciones necesarias

No voy a insistir en que emprender significa trabajar el networking de forma continua por las necesidades intrínsecas que lleva. El emprendedor necesita relacionarse de forma eficiente para conseguir inversores, socios, proveedores, clientes o empleados entre otros. De eso no hay duda. Sin embargo hay un aspecto que se nos olvida. Si queremos desarrollar un proyecto de venta de vino online sabemos qué tipo de relaciones necesitamos. La realidad es que en muchas ocasiones ocurre al revés.

Es decir, venimos de ese sector, tenemos las relaciones que creemos necesarias y montamos le proyecto en base a eso. Ahora viene la pregunta. ¿Y si tienes que pivotar y dejar la venta de vino para dedicarte a hacer fabricación de botellas creativas porque eso es lo que demanda el mercado? ¿Qué pasa entonces? Pues que hay que volver a empezar en el networking con ese nuevo enfoque. Lo cual puede ser sencillo o muy complicado dependiendo de como y desde donde se afronte.

El Plan de Networking del emprendedor

Ahí es donde entra el haber aprendido antes a hacer un Plan de Networking eficiente. Sabiendo como funciona ese plan todo será fácil de implementar, ya que si pivotamos, solo tenemos que ajustar un par de parámetros. Me refiero al tipo de objetivos que pretendemos y los círculos de relaciones que necesitamos. Si no tenemos plan de networking, el emprendedor es frecuente que se sienta fuera de lugar y desorientado, perdido. En muchos casos esa desorientación le lleva a verse en manos de otros que les venden el trabajo de acercarle a los contactos que necesita.

Tendrá que pagar o dar acciones de su empresa por algo que podría hacer él mismo de forma sencilla. El que sabe como desarrollarlo no tendrá problema, volverá al principio. Fijará los objetivos, analizará los diferentes tipos de perfiles que necesita. Sabrá donde y como encontrarlos y por supuesto como generar relaciones de confianza con ellos en poco tiempo. ¿Por qué? Porque lo ha hecho antes y solo es repetir el mismo proceso pero vestido de otra forma.

 

emprendedores

 

¿Comprar o construir las relaciones?

Cada emprendedor es un networker que debe ejercer esta disciplina las 24 horas del día. Es imprescindible, no tiene remedio ni excusa. No hay sustitutivos, ni posibles sucedáneos. O lo haces o pagas para que otros lo hagan por ti. Si pagas, te darán el servicio pero no tendrás las relaciones, que en el fondo es lo mas valioso. Y además no habrás aprendido nada. A mi me han contratado en el pasado para que lo hiciera para empresas. Lo he hecho, pero no me ha dejado plenamente satisfecho.

Cuando mi labor terminaba, ellos tenían los contactos pero no las relaciones y seguían sin saber como repetirlo. Por eso me convertí en mentor, para ayudar de forma mas eficiente. Si aprendes, lo podrás hacer tantas veces quieras a lo largo de tu vida sin tener que pagar por ello. Te sentirás mas satisfecho, mas eficiente y en total control de ese aspecto de tu negocio. El motivo de la satisfacción es haber aprendido como poner en marcha ese mecanismo que genera relaciones allá donde quieras. Y saber que puedes hacerlo las veces que quieras para las necesidades que tengas en cada momento.

Me apasiona ser emprendedor

Ser emprendedor es fantástico, es una percepción emocional indescriptible, pero no todo son alegrías. Ten en cuenta que habrá muchos momentos difíciles, complicados, cosas que no salen, o al menos no como tu quieres. El emprendedor debe tener algo dentro, o desarrollarlo durante el proceso, que le encienda desde el interior y le haga amar lo que hace. Emprender es fantástico y lo recomiendo porque llevo muchas décadas haciéndolo y sé de lo que hablo. Me apasiona como se puede percibir.

Sin embargo también debo decir que no todo el mundo debe emprender si no tiene claro que habrá luces y sombres y mucha incertidumbre por el camino. Va en el pack de emprender, no se puede separar. Digo que es apasionante poder desarrollar un proyecto, hacerlo evolucionar, ir haciendo que tengas las mutaciones que el mercado demanda. Pero también que no es un camino de rosas todo el tiempo, de hecho habrá muchas espinas. Habrá que luchar mucho con multitud de imprevistos y dificultades pero llegará un momento en el que ves que finalmente el proyecto sale adelante.

El emprendedor como networker profesional

Y durante todo eso, está el placer de poder convertirte en un networker profesional. El que se enfoca en aportar valor indiscriminadamente y que a su vez va recibiendo valor de muchos de aquellos con los que se relaciona. Ese networking le lleva al emprendedor a aprender de muchas disciplinas diferentes que ni se imaginaba cuando empezó su proyecto. Aprendizaje que proviene de relacionarse con profesionales que tienen otros talentos y experiencias. Le hace ser mejor, mas valioso, tener mas reputación, mas prestigio. Hacer networking sin aprender no es posible, no es networking, es otra cosa. Pero haciendo networking de forma real, ineludiblemente te hace convertirte en otra persona, una evolución del que eras cuando empezaste.

Por eso titulaba que emprendedor y networking son dos palabras que van íntimamente unidas. Si tratas de emprender sin hacer networking, ya te recomiendo que abandones antes de empezar porque no te va a funcionar. Es duro pero es real y mi obligación es serte sincero para no engañarte.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *