Disciplina, cinco consejos para desarrollarla

Publicada en Publicada en Actitud Networking

Actualmente la vida de todo profesional está inmersa en miles de actividades que requieren atención continua. Tener disciplina para poder centrarnos en las mas importantes es clave para poder ser eficaz y no fracasar. Pero aprender a ser disciplinados no es una tarea sencilla porque la mente siempre escoge el camino mas fácil. En eso es como el agua y la electricidad, buscan el camino mas fácil o en el que menos resistencia haya. Con la llegada de internet y las redes sociales aparecieron miles de posibilidades en las que entretenernos y  divertirnos. Eso está genial para el tiempo libre, pero cuando estamos hablando del tiempo profesional, quizás ya no sea tan apropiado.

No quiero decir que no haya que dedicarle tiempo a esas actividades, ni mucho menos, soy el primero que defiendo que son necesarias. Sin embargo, cuando lo hacemos sin control o en el momento inadecuado es cuando llega el problema. Es un peligro porque nos sentimos cómodos y se pasan las horas sin casi darnos cuenta. Me refiero a que responder a tiempo los mensajes de whatsapp es muchas veces muy importante. Interrumpir una reunión, una conversación telefónica o la preparación de un informe para hacerlo, quizás no sea lo mas conveniente. Hay que priorizar y tener claro cual es el enfoque de cada momento.

 

dispersión

 

Disciplina para evitar la dispersión

Esa es la disciplina que debemos aprender y que tanto nos cuesta ya que el cerebro lucha contra ella. Lo conozco perfectamente porque yo también caigo en esos errores, aunque desde hace tiempo que me propuse cambiarlo y he avanzado mucho en este aspecto. Como mentor hablo con los profesionales que acompaño en el Mentoring de Networking para ayudarles a conseguir sus objetivos. Les enseño diferentes técnicas. Entre ellas el uso eficaz de estrategias con twitter y linkedin pero también les hago hincapié en este  riesgo. A la mayoría nos pasa que entramos a una cosa concreta y de ahí derivamos sin saber como y acabamos deambulando de un  tweet a otro. Saltamos a facebook, luego a linkedin y acabamos viendo el diario deportivo o un vídeo de youtube. Terrible, acabamos de perder 1 o dos horas irrecuperables.

Voy a dejaros algunos consejos que me han sido útiles para poder ser mas eficiente y perderme mucho menos.

1.- Tener objetivos

El primero es que tengamos un Plan de Networking diseñado con sus objetivos concretos. Esos objetivos deben ser de largo, de medio y de corto plazo. Una vez con ellos concretos, deberemos tener definidas metas semanales y acciones que realizar esa semana para conseguirlas. Estos es imprescindible para impedir que el viento nos lleve donde quiera y volar con un rumbo definido y claro.

 

disciplina

 

2.- Lista de acciones

El segundo es que sepamos qué queremos hacer. Es decir, si entramos a twitter, facebook o internet, tenemos que definir para qué. Lo mejor es una hoja de tareas del día con los items que queremos realizar e ir punteándolos según los resolvamos. Esos items son parte de las acciones semanales propuestas para lograr la meta que nos pusimos. Y en caso de que nos despistemos, si tenemos esa hoja a a vista delante nuestro, es mas fácil recuperar el enfoque inicial.

 

 

3.- El móvil fuera de la vista por un ratito

El tercero es que el móvil no nos puede impedir que tengamos éxito. Cuando empecemos una tarea que requiere concentración, como yo ahora escribiendo este post, el móvil no podemos permitir que nos distraiga. Tardemos lo que tardemos deberemos estar enfocados en lo que hacemos y solo en lo que hacemos. No hay nada que sea mas dañino que verse interrumpido por una llamada, un mensaje de whatsapp o un sms. No hay nada que pueda ocurrir que no pueda esperar 20 o 40 minutos. Yo personalmente lo pongo en silencio y lo aparto de mi vista para impedir que me distraiga. Siempre podremos devolver la llamada cando paremos de la concentración. Esa persona lo entenderá.

4.- Disciplina mental

El cuarto es disciplina mental. Me refiero con esto a que a pesar de que preparemos todo lo que comento, la mente ya tiene hábitos creados y tratará de volver a hacer lo mismo de siempre. Para evitarlo es conveniente, al menos para mi lo ha sido, el empezar pensando en el enfoque de “hoy me voy a esforzar en que no ocurra”. Y si ocurre, no fustigarnos diciéndonos  “¿ves? si ya lo sabía yo que no iba a poder”. Eso no ayuda, mejor decirse algo como que estamos en el desarrollo de una nueva habilidad y cada vez nos cuesta menos seguir concentrados.

Haya sido uno o 10 minutos. Valoremos el tiempo que lo hemos conseguido y esforcémonos en aumentarlo para la próxima vez. Complementario a esto, deberemos desarrollar la actitud de detectarnos cuando nos estamos yendo de la tarea propuesta. Y cuando nos encontremos perdidos, decirnos a nosotros mismos, no, esto no es lo que quiero. Eso nos ayudará a volver a la concentración inicial.

 

 

5.- Relajarnos también es bueno

El quinto consejo es que será conveniente hacer pequeños parones para distraernos a propósito. Ya sé que suena raro decir esto cuando estamos tratando de lo contrario. Esos parones son el alivio que tiene la mente al verse obligada a hacer algo que no quiere. Si sabemos que dentro de un rato podremos relajarnos sin presión, el esfuerzo pensaremos que es menor. En definitiva, lo haremos de forma mas eficiente y menos estresados.

Ese parón no puede durar mucho, incluso te diría que le pusieras un crono con cuenta atrás y no exceda de 10 minutos. Es una dosis que nos libera pero no nos impide seguir trabajando. Diez minutos cada 90 es una compensación al esfuerzo hecho. Mi experiencia es que a medida que vayas aprendiendo esa disciplina de concentración, el parón te hará menos falta.

 

 

 

 

 

 

 

Un comentario en “Disciplina, cinco consejos para desarrollarla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *